• Virginia C.

Por qué todo freelancer debería tener un perfil en LinkedIn


LinkedIn para correctores

Hace un tiempito que tengo ganas de escribir sobre LinkedIn. No soy experta, al contrario. Quiero escribir como una usuaria más. La idea de este blog es investigar y compartir lo que vaya aprendiendo con ustedes, mis queridos colegas correctores y freelancers. La gran pregunta: ¿sirve esta red para conseguir trabajo?


Venía leyendo las mismas ideas en varios blogs y artículos hasta que me topé con un par de gurús de LinkedIn con muy buenos consejos que me volaron la cabeza. Por eso, un posteo que iba a juntar algunos puntos que quería compartir con ustedes —y que probáramos juntos— se transformó en una serie de posteos en los que voy a compartir las técnicas y trucos que fui sacando de mis lecturas. Si ustedes tienen algunos, también me gustaría que los compartan.


Algunas estadísticas de LinkedIn que todo corrector debe tener en cuenta


¿Todos tienen cuenta de LinkedIn? Como ya mencioné anteriormente, es importante elegir las redes en las que uno se va a mover. Hay que ser realista y elegir bien. Dicho esto, evaluando las opciones posibles, LinkedIn es una de las redes más útiles para los freelancers (y para todos los trabajadores en general). ¿Por qué? Porque la gente se une a esta red social para buscar empleados y proveedores independientes o para encontrar posibles empleadores, clientes o conexiones significativas. Sin embargo, a pesar de que tiene obvias ventajas para los trabajadores freelance, pocos le sacan provecho. Me incluyo en ese grupo. Tener el perfil completo y actualizado ayuda, pero no alcanza. Esta red es mucho más que un CV online.


Si dudan sobre abrir una cuenta de LinkedIn, miren estas estadísticas:


Por qué todo freelancer debería tener un perfil en LinkedIn
  • Más de 600 millones de usuarios en todo el mundo (alcance internacional para nosotros).

  • 75 millones de hispanoparlantes tiene un perfil en LinkedIn (fuente inagotable de clientes, mentores, referentes, colegas).

  • Solo el 40 % de los usuarios lo revisan todos los días (¡epa!, con solo mirarlo todos los días ya hacemos más que el otro 60 %).

  • El usuario promedio solo pasa 17 minutos por mes en LinkedIn (Podemos hacer más que eso, ¿no?).

  • 20 millones de trabajos publicados y 30 millones de empresas tienen perfil en esta red (acá sí que no tengo que agregar nada).

  • Solo 1 % de los usuarios publica contenido (I rest my case).


Ya se están preguntando qué tiene que ver esto con nosotros. Tiene relación. Bánquenme dos minutos con los números, gente de letras, que esta información les va a servir.


Con 600 millones de usuarios de todos los idiomas y 75 millones de usuarios que hablan español como lengua materna, creo que podemos decir que el límite, en cuanto a conseguir clientes, es el cielo, ¿no? Con esa cantidad de gente para interactuar, podríamos estar contactando a 50 personas por día que igual tardaríamos diez años en terminar.


Del total, solo 40 % lo revisa todos los días y el tiempo promedio en la red es de 17 minutos al mes. ¿Por qué es bueno eso? Porque nuestra competencia en la red laboral más grande es bastante chica. Entiendo que es difícil mostrarse activo en LinkedIn, pero con tanta gente que solo mueve el dedito y pasa publicaciones, realmente podemos marcar una diferencia. Piensen que 17 minutos por mes son 51 segundos por día. Nada. Y, si le ponemos un poco de energía, podemos ser parte del 1 % que publica contenido.


Las ventajas de tener nuestro perfil en LinkedIn


Acá les dejo algunas de las ventajas que encuentro de tener un perfil en esta red. Recién arranco a usar LinkedIn más allá de tener el perfil completo, así que, cuando tenga más experiencia, seguro veré más ventajas.


1. Posicionarnos como expertos en nuestra área


Al compartir y generar contenido, tanto en los comentarios como en tu perfil, muchas más personas pueden verte y llegar a tu perfil. Quizás tu cliente ideal está a una persona de distancia y, cuando esta comente tu contenido, el cliente ideal te vea y te contacte.


2. Unirnos a grupos


Se me ocurren dos usos importantes de los grupos. Primero, están los grupos de colegas son espacios de discusión donde se puede aprender mucho, además de tener la posibilidad de aportar lo que sabemos. Se crea comunidad. Segundo, están los grupos en donde interactúan nuestros posibles clientes. Allí podemos saber de sus necesidades y de sus puntos de malestar. Con esto, podemos pensar estrategias que nos permitan resolver esas dificultades y ofrecer nuestros servicios.


3. Ser hallable a través del SEO


Un perfil completo de LinkedIn nos hace hallables en internet. Si tenemos el perfil completo y nos ocupamos de usar palabras clave para el tipo de trabajo que buscamos (ya veremos esto en un futuro posteo), no solo aparecemos en las búsquedas a través del buscador de LinkedIn, sino también en Google.


4. Tener información sobre posibles empleadores o clientes


Si somos contactados por algún potencial cliente —una empresa, por ejemplo—, podemos investigarlo un poco para saber qué palabras usan, cuál es su público, qué problemas tienen que podamos resolver o ayudar a resolver…


Además, tenemos acceso a una fuente enorme de posibles empleadores y clientes. ¡Ojo! Esto no quiere decir que tenemos que agregar a medio planeta a nuestra red (y menos sin personalizar la invitación) o mandarle nuestro CV a toda la red, pero sí podemos seguir estas personas y, en el tiempo, ver qué posibilidades de interactuar tenemos. ¿Les interesa algún tema del que nosotros sabemos? ¿Compartimos el interés por la pesca? A diferencia de otras redes, LinkedIn es abierto: se pueden ver los perfiles y las actividades de las personas.


5. Seguir personas que sean tus referentes en diversos temas


LinkedIn tiene la opción de seguir a personas (y no contactarlas). ¿Sabían eso? Esta función es muy útil si uno no quiere agregar a medio mundo o quiere agregar a referentes de cierto rubro (yo, por ejemplo, sigo a muchos gurús de LinkedIn), pero no agregarlos a nuestra red. Además, es posible que no nos acepten porque no entramos dentro del perfil de personas con las que se conectan laboralmente. Si los seguimos, es automático. No tienen que aceptarnos. También se pueden seguir temas a través de los hashtag.


Conclusiones finales


En conclusión, ¿vale la pena unirse a LinkedIn? Sí. ¿Tengo que moverme para que salgan oportunidades? También. No es una red social pasiva.


Como comenté al principio, lo que fui encontrando sobre esta red era tan largo que voy a armar una serie. Los próximos posteos del tema serán sobre el armado del perfil, cómo usar los grupos para conseguir clientes, cómo ser más visible en LinkedIn y algunas cosas más.


¿Ustedes qué piensan? ¿La usan o no? ¿Tienen trucos para compartir? ¿Le ven desventajas? Cuéntenme en los comentarios.



Referencias


16 LinkedIn Statistics That Matter to Marketers in 2019


46 Eye-Opening LinkedIn Statistics for 2019


How Small Businesses and Freelancers Can Leverage LinkedIn



Virginia Cinquegrani

Buenos Aires, Argentina

v.cinquegrani@correcciones.com.ar

Copyright © 2019 Virginia Cinquegrani. Todos los derechos reservados.